lunes, 31 de diciembre de 2012

FELIZ AÑO 2013

Para felicitaros este maravilloso año 2013…
Os dejo que disfrutéis de una sencilla presentación que contiene las fotografías y citas elegidas entre nuestra Asociación para recordarnos momentos y lecturas que han tenido lugar durante este inolvidable año que termina…
¡Ya podemos ir preparando lo que nos representará en el 2013!
¡Mucha felicidad entre libro y libro!

sábado, 15 de diciembre de 2012

CLAUSURA DEL CICLO DE FILOSOFÍA Y VIDA




Empezamos con estos textos como ciclo en este año 2012… Hemos trabajado once libros cortos menos uno o dos más grandes… pero ninguno era simple en sus contenidos…
Se ha pretendido “vivir” los libros para luego saber mejor “leer” la vida y tomar decisiones y pasar crisis con paciencia y sabiduría hasta cerrar capítulos y progresar… y prosperar en el camino “sin Armaduras Oxidadas”, “Vendiendo el Ferrari”, aprendiendo a volar con Juan Salvador Gaviota… regalando papiros con mensajes de Og Mandino, procurando movernos con “el Queso” pero sin “Amargarnos la Vida”… siempre buscando Utopía que es “El Milagro mas Grande del Mundo”…



Pretendíamos vivir “El Mundo de Sofía”… ya sabemos que nos falta sabiduría… nos hemos planteado que si… a través  de buenos libros… ¡”Tal vez soñar la Filosofía”!... pero no lo conseguimos… seguimos soñando tesoros terrenales y descansos de tiempo y ocupación… y con nuestro ultimo encuentro libro… nos hacemos conscientes de que al mirar en “El Espejo”… nos vemos nosotros… no trascendemos al otro lado… al “Enigma” del mundo y de la existencia… carne y huesos, tierra y agua… razón y pasión… poca cosa para tan gran empresa…


¿Sabéis que hemos aprendido?... ¡Que no sabemos nada! Y que hay que seguir buscando en libros maravillosos… junto a personas maravillosas… como vosotros…
Gracias a todos


Escrito por: Javier  Morera

jueves, 6 de diciembre de 2012

LA DAMA DE LAS CAMELIAS SIGUE LLORANDO



Una de las citas más emocionantes de este año que estamos terminando ha sido, para mí, la sesión correspondiente al libro “LA DAMA DE LAS CAMELIAS”.
En esta obra de Alejandro Dumas, hijo, se encuentran todos los ingredientes de la tragedia romántica… y como estudiosos y admiradores de esta forma de “vivir y expresar el arte”, nos ha dado para muchas palabras y muchos sentimientos…
Una vez más. Nos hemos dividido, como debe ser, y cada uno a su manera, como buenos románticos, nos hemos “medido” con esta “prueba”… A aquel le ha gustado la narrativa… a este otro los ambientes… a ella no le gustó por ser tan triste… y a esa otra lectora le ha fascinado el montón de lecciones sociales que nos enseña…


Cuando te pones a reflexionar sobre todo este asunto… y sabes que fue una historia muy cercana a la realidad… y sabes que el escritor fue el protagonista… y sabes que la desdichada muchacha fue maltratada, vendida, prostituida por su entorno… y sabes que el padre del escritor, Dumas padre, tuvo mucha culpa de toda la historia… y sabes con que hipocresía se trataba en el siglo XIX el matrimonio, la sexualidad… el amor… Te parece que estamos en un mundo mejor… pero cuando “abres” los medios de comunicación de hoy y te asombras de cómo “los y las” “queridos-as” de los “famosos” pasan de página en página… de boca en boca… de pantalla en pantalla…. de programa de TV en anuncio…
Sufres… por lo poco que avanzamos… y por lo poco que aprendemos…
Mientras las y los “Margaritas Gautier” siguen llorando y con el sida…



Escrito por: Javier  Morera



sábado, 24 de noviembre de 2012

LOS LIBROS NOS ENSEÑAN... SI LOS LEEMOS



Estos días de otoño, siempre recordamos en nuestra agenda de reuniones y lecturas, el famosísimo tema de Don Juan Tenorio… Es bonito y muy interesante recordar y recorrer las diferentes y contrastadas versiones de este prototipo tan exagerado pero tan atrayente para el público… tan relacionado con los viejos arquetipos humanos… y tan cercano a nuestras sociedades competitivas y ególatras…
Tirso de Molina, con su Burlador de Sevilla nos encandila por su libertinaje y su falta de empatía… solo piensa este Juan en su hedonismo… como buen resultado de esos niños tan poco y mal educados que hoy tiranizan a abuelitos, maestros y padres divorciados o muy ocupados…



Moliere, con su Convidado de Piedra, nos provoca mas rechazo que gusto, por su inmadurez, por su ansia desmedida de triunfo y su insatisfecha personalidad que no soporta que los demás sean felices… solo le calma ganar, vencer, destruir al otro que primero ve como competidor y luego como enemigo…
Y, como no, nuestro Don Juan Tenorio de Zorrilla nos cautiva con su gracia, con su lírica, con sus cambios de ánimo tan españoles y sus arrebatos mediterráneos y sus trampas de hijo prodigo y mimado por un papá que luego no sabe ni puede hacerse con el “niño de papá”… como le ocurrió al autor respecto de su padre…
Todos los años lo recorremos y nos vuelve a atrapar con sus rimas y sus arrepentimientos amorosos… ¡que buen político hubiera sido Don Juan!
También todos los años nos enseña cosas, muchas cosas y cada año le revela a otros “nuevos” lectores sus múltiples enseñanzas y atractivos… y de vez en cuando, alguno de estos seres extraños que leen y leen… aprenden… cambian… maduran… evolucionan… se transforman y trascienden…
¡Que lastima que son muy pocos!...
Y es que los libros… nos enseñan… si los leemos.


Escrito por: Javier  Morera  Betés

sábado, 20 de octubre de 2012

PROFETAS DE DISEÑO



Hace unos meses vimos y admiramos en salas del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, las bellas obras del ilustrador Xavier Gosé… fue una delicia poder revivir ese París y esa época de elegancia y decadencia donde cada dibujo nos relataba una actitud de aquella sociedad que estrenaba el siglo XX…
Ahora podemos introducirnos por otras ilustraciones de la sala Luzan de la CAI de Zaragoza para “vivir” otros tiempos, otras actitudes, otras maneras de enfrentar el paisaje, las personas, la vida…


Arturo Elena, desde las portadas de las mas famosas revistas y anuncios del mundo, con rotulador mágico nos muestra… nos expone… nos dicta… no ilustra sino que inventa… deforma para dar con la forma… estira, esteriliza, estimula, estudia, esculpe… dinamiza, disculpa y torsiona hasta que distorsiona… modula la moda de modo que modera y moldea sus modelos… hasta modelar el gusto del que vende... del que compra… del que gusta muy gustoso sin disgusto del difícil momento de inventar lo que va a ser el modo de vestir… de actuar… de pensar… de ser..
¡No nos engañemos!… estos “lanzaderas” que nos llevan de la realidad a la fantasía de cómo queremos ser… no son ilustradores… no son modistos ni modosos dibujantes… no son publicitarios… son profetas que leen nuestros sueños… que vaticinan nuestro prototipo ideal y que nos proponen diseños de cómo reconstruirnos en una galaxia futura…
Al final de la exposición de Gosé, salías nostálgico y recordando el Titanic… al fin sales de Arturo Elena esbelto, activo, dinámico y dispuesto a afrontar el Síndrome caótico y critico de El Calendario Maya.


Escrito por: Javier  Morera  Betés


lunes, 8 de octubre de 2012

LEER, ENTENDER, APLICAR… VIVIR.



A todos nos enseñaron a leer… esa función mágica por la que unos cuantos palitos característicos se organizan e identifican y aparece la palabra… el concepto… la frase… el significado… ¡Magia!.
Luego, a todos nos enseñaron que es necesario “tener” conocimientos previos, contextos, para mejor entender muchos significados leídos… como ocurre con las Sagradas Escrituras… como nos sucede cuando deseamos “entender” mas profundamente un estilo, un autor, una obra… una ciencia… lo vemos clarísimo en cualquier rama del conocimiento… donde desde el “argot” hasta la “historia” de esa disciplina nos abre el estrecho camino del entendimiento trazando puentes desde una experiencia ya superada hasta otra nueva y mas ambigua para el neófito, para el principiante que sin ayuda fácilmente cae en “novatadas”…
El maestro de una disciplina es el que nos pone en la difícil situación de la aplicación de una sabiduría… podemos leer… hasta llegamos a entender… pero aplicar es otra atmósfera menos fácil, mas etérea, sutil… donde arte y habilidad se conectan e interactúan… de un libro de karate a una pelea callejera hay tanto como de saberse la Historia de memoria y con ella poder prever la próxima guerra mundial…
Y hay llegamos a la psicología… la filosofía… donde todos saben leer… casi todos pueden entender… o así lo creen… pero ¿Quién es capaz de aplicar?
¿Quién vive según la filosofía? ¿quien trata a los demás con psicología? ¿Quién sabe romper los “juegos” que nos hacen las familias y amigos? ¿Quien prevé la próxima jugada que le hará su jefe… su pareja… su profe…?
Hay muchas personas que saben teoría matemática y te dicen que lo difícil es aplicarla en los problemas… y que no es fácil sobrepasar el nivel de los ejercicios… Pero… ¿conocéis a alguno que no sepa aplicar la teoría de la “Colusión” a la vida de pareja?… ¡En cuanto la leen es cosa de niños!…




(Las ilustraciones de este post son aplicaciones del libro que mencionamos)

Leyendo El Arte de Amargarse la Vida de Paul Watzlawick.

Escrito por: Javier  Morera Betés



martes, 18 de septiembre de 2012

OTOÑO ES TIEMPO DE LEER



Llega el otoño…
Siempre llega el otoño…
La primavera nos ilusiona, nos anima, nos promete y nos seduce… Luz, color, calor, lluvias y vientos fértiles que fecundan a la ilusión y a las plantas… y los animales se encelan y las promesas se anuncian…
El verano nos regala frutos… nos adormece en facilidades y relajos… se pierde el rigor, se rompen horarios… se distraen hábitos… se viaja… se cosecha… pero también, a veces, el verano nos defrauda en tormentas que arruinan promesas ya maduras…
Termina el verano… se vuelve a la realidad tras el ensueño… despedidas… los rebaños bajan al valle… los turistas deshacen las maletas… los colegios se abren… las piscinas se cierran… las playas se olvidan… las fotos se guardan…
Llega el otoño…
Siempre llega el otoño… con sus calmas, con sus nieblas, con sus frescos y sus colores cálidos… la lana, el paraguas… el rincón de tu cuarto donde vuelves a acurrucarte cada velada temprana de frío y estudio…
Siempre llega el otoño… y se mete como las brumas, sin hacer ruido, sin quitar nada… pero velando todo…
Las canciones ruidosas del verano se olvidan…
Las terrazas ociosas se recogen…
Las toallas de la playa se guardan
Las culturas de la fiesta se adormecen...
Las civilizaciones más voluptuosas se desequilibran…
Los pensadores se hacen seniles y cabecean frente al escritorio…
Destellos de amor que no llegaron a tanto… se desvanecen entre recuerdos no tan gratos… solo eran nubes pasajeras… atardeceres fugaces…
El otoño es un rey maduro que regala sensatez… lo malo es que le acosa el invierno… emperador tirano cargado de exigencias y venganzas… frío… hielo…. muerte… oscuridad… caos… la nada
El otoño es el tiempo del libro
El otoño es el tiempo del romántico.



Escrito por: Javier Morera

martes, 4 de septiembre de 2012

VOLAR ES LIBERTAD



Se libre… vuela… vuela alto…
La humanidad se ha quedado pegada a la corteza de la Tierra… no solo eso… se ha encerrado en cuevas, en valles, en casas, en edificios y en castillos, en murallas y cobijos…
La humanidad se ha defendido, se ha escondido… y así se ha esclavizado… Se ha cerrado al cielo… a la luz… al viento… a la claridad… a la cima… a volar…
Se libre… vuela… asciende…
Los filósofos, los pensadores, los teólogos, los sabios… siempre nos recomiendan ascender, elevarnos y volar… superar nuestras manías, trascender… superar nuestros miedos y vicios… trascender… elevarnos sobre nuestros propios defectos… trascender…
Se libre… vuela… emerge…
Los pájaros, los escritores, los montañeros, los románticos, los creadores, los místicos, los guías espirituales… buscan el cielo… la libertad… crecer y hacer mundos paraíso de libertad y belleza
Se libre… vuela… crece…
En grupos, en comunidades, en naciones, en amistad, en pareja, en amor, solo… pero no te quedes en la caverna de negro y noche miserable… no te ates al vientre ni a los huesos de tus antepasados… ¡supéralos!... ¡supérate!
Volar… ¡Volemos!...
Destino: la libertad…
La libertad debe ser nuestro destino…



Leemos Juan Salvador Gaviota y volamos…

Escrito por: Javier Morera



sábado, 25 de agosto de 2012

EL MUNDO DE SOFÍA


“Sofía Amundsen volvía a casa después del instituto. La primera parte del camino la había hecho en compañía de Jorunn. Habían hablado de robots. Jorunn opinaba que el cerebro humano era como un sofisticado ordenador. Sofía no estaba muy segura de estar de acuerdo. Un ser humano tenía que ser algo más que una máquina.”

Así comienza una de las más maravillosas historias que jamás se han contado… página tras página ese misterioso libro me fue atrapando… poco a poco me iba convirtiendo en un espíritu de tinta y papel… sin darme cuenta acompañé a Sofía en sus clases de filosofía… era una chica muy agradable y llena de sabiduría… también tuve el placer de conocer a su profesor, Alberto Knox, cada tarde nos hablaba de filósofos, primero los que se preocupaban por el origen de la naturaleza, después los de Mileto, más tarde los más importantes de la antigüedad, y así, página tras página recorrimos toda la historia de la filosofía… Sofía aprendía muy rápido… yo la intentaba seguir en sus reflexiones… y cada vez sentía más crisis existencial… Alberto la denomino “angustia existencial”… con el paso de los días y de las páginas cada vez tenía más dudas de quien era yo, de dónde venía y a dónde iba… y luego ocurrió algo mágico… resultaba que Alberto y Sofía, siguiendo la reflexión de Berkeley llegaron a saber que ellos tan sólo eran papel y tinta, habían sido creados por un autor, porque “lo único que existe es lo que nosotros percibimos”… sus pensamientos, sus palabras estaban controladas por su creador… Su destino estaba escrito en ese libro… pero se habían propuesto cambiarlo… salir de esa historia, en un descuido del autor… ¿lo conseguirían?... ¿Qué dificultades se encontrarían en ese nuevo mundo?... ¿habrá más personas que hayan salido de cuentos?... y yo… ¿conseguiré burlar a mi destino?... o quedaré atrapada para siempre en El Mundo de Sofía…



Una de las citas que más me ha gustado del libro es:Pero la vida misma es triste y solemne. Entramos en un Mundo maravilloso, nos conocemos, nos saludamos y caminamos juntos un ratito. Luego nos perdemos y desaparecemos tan de repente y tan sin razón como llegamos.

Escrito por: Eva Morera


viernes, 17 de agosto de 2012

CON OJOS DEL ALMA





Mi buen amigo Willibald:

Siempre es un placer escribirte, de los pocos que encuentro en estas ultimas épocas de mi vida… Desearía mucho mas conversar contigo, oírte y disfrutar de esas inagotables y elegantes palabras que emergen de tus conocimientos como manantiales siempre eruditos, siempre documentados, siempre limpios de suciedades humanas y eternamente cargados de tu comprensión sin limites…
Si, desearía mas verte, pero tu trabajo y tus labores diplomáticas y doctas, nos separan más de lo que queremos. Yo, debo estar al frente de estos trabajos que los poderosos me piden y no me quejo… no solo he seguido y mejorado el prestigio que consiguió mi padre, sino que he llegado a servir a los más altos gustos de estos tiempos. No me quejo… Ya sé que mi firma es uso de calidad y de buen trabajo, ya se que mis herederos no pasarán necesidades, ya se que muchos querrían tener mi fortuna… Mas en estos tiempos revueltos donde lo dicho ayer, ya es pecado hoy… las reformas, las contra reformas, los edictos y las bulas luchan en los pulpitos como los dados se encorren en las mesas de taberna… y aun así, mantenemos rumbo en mares tan crispados… Pienso mucho en tus peligros… que si bien es muy cierto que tu ves y sabes aplacar, también lo es, que nacen y se tornan con pequeños cambios de vientos en estas tormentas del inicio del siglo…
Ya sabrás que falleció mi querida madre, y con ella se llevo un trozo muy importante de mi mundo… ya sabes, puesto que me conoces bien, que me invaden los negros fluidos de la bilis… querría ser mas flemático como mi admirado San Jerónimo, mas no me es dado ese don… y querría ser mas querido… aunque no tan admirado… pero con la marcha de mi madre… el gris se me hace negro y el frío de la diletancia se mete por mis manos, por mis cansados ojos, por mi corazón, tan solitario…
Pocos consuelos me quedan… pintar, cuando tengo ganas… escribirte como estoy haciendo, con mano de pintor mas que de escribano… y esa nostalgia y añoranza de seguir mirando ese cuadro que tanto te gusta y que nunca dejaré de adorar… Ya sabes a quien me refiero, la pinté bella, despierta, adornada y coqueta como una desposada… la pinté para tenerla siempre enfrente de mi autorretrato, mirando hacia mi lado, la pinté sin nombre y sin señas… como si hubiera sido un sueño…  lo que fue y lo que es siempre para mi… como una estrella errante de una cálida noche de verano…
Espero que algún día si tu la encuentras por esas cortes de Italia que frecuentas, le recuerdes que este artista fue feliz cuando la soñé en mis pinceles… y que ahora cuando la veo sigo viajando al cielo azul de Italia y al mar azul de Venecia y a su suave piel de Adriático…
No se que será de mi obra, de este lienzo que tanto amo… tampoco se si mi firma se hará mas grande con los tortuosos tiempos que vienen… ni si ella me recuerda siquiera un poco… pero se que en el futuro, cualquiera que con ojos del alma mire este cuadro… pensará… sabrá que yo la quise mucho… y que ella también me quiso un poco…




Willibald Pirkheimer, fue coetáneo, humanista y cultísimo amigo de Durero.

Escrito por: Javier  Morera  Betés

jueves, 9 de agosto de 2012

LOS LIBROS, LA REALIDAD Y YO



Elinor Loredan, la tía de Resa, Tía abuela de Meggie, es una señora mayor, soltera, algo difícil de trato, solitaria y refinada… posee una casa palacio, con jardín, entre bosques y lagos de Suiza… No le gustan los niños… pero si adora los LIBROS… ha ido llenando la casa, primero la biblioteca con los mas valiosos, luego pasillos y salones y habitaciones y desvanes… miles y miles de libros… los ama, los cuida, los compra, los colecciona, los encuaderna y los valora… ¡es su mundo de libros!…
Es un mundo de papel y tinta… es un universo donde el planeta es el papel y el corazón es la tinta… todo es libro… todo es idea humana escrita en el atemporal estado de la lectura y la cognición de un ser que descifra para reinventar, reconstruir el ideal cosmos del relato…
A Elinor le gustan poco las personas… unas las ve “sosas y otras insulsas”… sin un buen índice o mal trabadas en sus capítulos…
Cuando desde muy pequeña, cuando con mucho interés, cuando te adaptas muy especialmente a descifrar libros… cuando te sucede esto… te ocurre siempre lo mismo… el desencanto en las personas de carne y hueso es frecuente… La explicación es muy sencilla… en los libros tienes lo mejor de algunas personas… muy seleccionadas… su esencia… la mejor “producción” de su intelecto… ordenado… correcto… elegante… para tu disfrute… y tu te lo imaginas y lo recreas… a tu gusto… y claro, la realidad… no es tan grata…
Comparar una reflexión de un clásico con el exabrupto de un congénere que no ha pensado ni que contarte hoy para el desayuno… no es muy agradable…
Y poco a poco el libro… se te cuela en tu vida… y te acompaña… y te da su calor y su color en estas vidas grises que la mayoría solo defienden entre apuros de hambre, sexo, poder y trabajo… Y poco a poco te gustan, te atraen, los necesitas, te acompañan… te controlan… hasta te dominan…
¿Entras tu en el libro?... ¿Salen los personajes de ese libro para rodearte por tu mundo?... esa bella Historia nos cuenta este precioso libro…
A Elinor le había ganado el libro… pero por fuera… era bibliófila… amante de poseer libros… de tenerlos… pero con Mo y Meggie… aprende otro nuevo nexo de relación con el texto… precipitarse dentro… leerlo saboreando las letras hasta vivir las palabras y entrar en el libro… esa es la verdadera magia de la lectura… una especie de mecanismo de defensa del yo… que ya no soporta este mundo tan aburrido y soporífero donde hay que hacer o ver hacer cosas muy desagradables pera llamar un poco a la emoción…



¿Cuántos personajes de libros nos habrán traído los “Lenguas de Brujo” y ahora nos parecen copiados de un libro?...
¿Cuántos de nuestros humanos se nos habrán perdido en Historias de libros?
¿Estoy yo metido en un libro que no se quien me esta escribiendo?
¿Y tú que me lees… eres parte de otro mundo del que te han traído lectores mágicos?
Vivir es pura magia… pero leer es vivir muchas magias involucradas…
Elinor ha encontrado la suerte de “vivir” el libro… ¿Y TU?


Escrito por: Javier Morera



jueves, 2 de agosto de 2012

El Amor de Chesima.



 Apenas se algo de Chresima… datos sin ninguna relevancia al hablar de una mujer que vivió hace dos mil años… ¿dos mil años? Ni tan siquiera puede eso precisarse con mayor acierto…
Chresima fue esclava en la antigua Roma, y también liberada después por su amo, como tantas personas, una liberta… seguramente vivió en una ciudad romana de las Cinco Villas de hoy, y que como su liberta, también ha perdido su historia y su grandeza… y hasta su nombre.
 Es casi seguro que, en alguna ocasión, las oscuras pupilas de Chesima brillaron al recrearse en ellas la altanera imagen de aquella urbe que fue su cuna y, con gran orgullo, se volcaba sobre la vía que, a su vez, era la arteria que había creado y acrecentado su monumental porte urbano… E incluso no es difícil imaginar la frágil silueta de Chresima retornar a su hogar a la puesta del sol, caminando cansada entre los campos dorados que abrazan la ciudad, si acaso trabajó alguna vez el campo…
Avanza lenta y fatigada por los esfuerzos de la jornada, pero pese a todo, su andar es armonioso y elegante. Y al elevar la vista, Chresima admira aquella ciudad y suspira… Los monumentales pórticos del Foro escalonado, las pétreas esculturas que jalonan las plazas, las columnas, las calles, el alegre transitar de los ciudadanos que vuelven conversando y riendo de un relajante baño en la termas…
Y allí podemos ver a Chresima…
 Antes de que el sol se esconda tras el cerro del Pueyo, su sombra se proyecta larga sobre los campos y casi parece prolongarse más que el efímero paso de su dueña por la Historia…
Chresima…
Antes de desvanecerse en la oscuridad, su sombra casi alcanza a confundirse con la de los altos pilarones del acueducto que sacia la sed de la ciudad, y junto al cual camina… Pero supera su cenit y la luz mágica del ocaso se esconde entre los alientos de la noche.
¿Qué sentía aquel día?... ¿en que pensaba?... ¿cuantos días le restaban por alcanzar la libertad? ¿Disfrutó de ella?...o…como el sol de aquella tarde, ¿era pronta su muerte? Nadie tiene la respuesta. Eso es, en definitiva, todo lo que sabemos de Chresima… que vivió. Que existió una Chresima, una mujer que, como nosotros, sintió la vida, y rió, y se emocionó, y lloró… y amó. Amó.
Y resulta curioso que en un mundo donde se valora el dinero y el status social, todo lo que sepamos de una persona de hace dos mil años, sea que amó, y fue amada, porque, de hecho, es gracias ello que conocemos de su existencia. Chresima no financió la edificación de una escultura suya en el foro, ni contó ningún historiador de su vida privada como esposa del emperador… No, Chresima transcendió por su amor, su amor transcendió a través de la sepultura que su esposo le dio…
Hoy, dos mil años después de aquel atardecer sobre las ruinas del yacimiento romano de Los Bañales, si el caminante apasionado tiene tiempo para adentrarse por los campos de trigo, y toma un tortuoso camino de polvo que bordea el cerro del Pueyo por su cara suroeste, quizá tenga la suerte de hallar un enorme bloque de piedra arañado por las rejas de tractor y azotado por la furia de mil tormentas… mil veces el zorro la utilizó de madriguera, y la maleza de apoyo, ¡cuantas veces los rayos resquebrajaron su dureza a la par que el campesino la empujaba fuera de su campo!… pero pese a todo, la tumba de Chresima ahí perdura, allí nos aguarda… su nombre casi parece imaginarse más que leerse, como si ese peculiar epígrafe fuese ya inmune incluso a los años, como si no hubiese sido el cincel su autor, sino el amor, el amor que aun tiene su rincón y recuerdo en una piedra olvidada entre los campos de Cinco Villas…
No sabría describir el término Historia, pero al leer las letras en la roca milenaria, sin entenderlas apenas, sentí la Historia, porque la Historia la hacen las personas, y las personas, se emocionan, ríen, lloran…y AMAN.


Escrito por: Eloy Morera

viernes, 13 de julio de 2012

LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD




Por segunda vez este año Nicholas Sparks ha estado con nosotros. Nos hemos acercado a él con la película “La última canción” y con el libro que se forjó a partir del guión de la misma.
Y como en multitud de preciosos paisajes en los que se desarrolla la historia…mirando al mar…me lanzo a la búsqueda de la verdad.
Pero ¿qué verdad? ¿mi verdad? ¿tu verdad? ¿LA VERDAD?
A lo largo de la novela, se nos muestra multitud de ocasiones en que los personajes mienten, ocultan, fuerzan situaciones, cometen errores…
A veces se miente con maldad, pero otras veces se ocultan cosas para “encubrir” a los amigos, o se dicen “mentiras piadosas” para no hacer sufrir a personas que se quieren, o se encuentran excusas para justificar los errores, para evitar castigos, reproches, o se engaña uno a sí mismo. Se construyen falsas imágenes de cada uno imaginando que es lo que los demás piensan de nosotros y acabamos creyéndonos lo que hemos inventado, o nos sentimos presionados por lo que nos dicen deberíamos ser y no somos…quizás porque nadie nos enseñó a querernos a nosotros mismos tal como somos.
Otras veces simplemente no queremos saber la verdad…
Somos incapaces de conocer toda la realidad, de saber qué es lo correcto, por lo que decidimos qué es la verdad para cada uno y en cada momento…confiamos en las personas…y creemos en las personas que queremos y en nosotros mismos. El amor, la amistad nos ayudan a entretejer los hilos de la verdad y al final, como en “La última canción”, deseamos que triunfe.
Necesitamos buscar ese camino de la verdad en esta vida llena de hipocresías, falsedades, apariencias, crueldad y mentiras.
Debemos perder esos miedos que nos impiden ser uno mismo, construir una canción, una vida, que no sea copia de nada ni de nadie…ser protagonistas de nuestra propia existencia, trascender, como le ocurría a uno de los protagonistas de nuestro libro.
Sparks apuesta por las relaciones humanas, por la familia, por los jóvenes, por sus valores, aún sabiendo que como las tortugas bobas, indefensas, sólo algunas conseguirán seguir la luz hacia el mar y sobrevivir. Otras simplemente, tras sortear muchas adversidades, acabarán engullidas por el océano, por la vorágine del mundo…y desaparecerán... es el círculo de la vida.


Escrito por: Rosa Andrés

viernes, 29 de junio de 2012

SIR ARTHUR SE ABURRÍA...




Esta semana hemos tratado en nuestra humilde Asociación de lectores sin silla de abecedario, el segundo libro de Sir Arthur Conan Doyle dedicado a su famoso protagonista Sherlock Holmes. EL SIGNO DE LOS CUATRO…
A simple vista parece un “librito sencillito” para distraerse, en esos trayectos de “metro” bajo ciudades grises llenas de humanos grises que se afanan en trabajos grises…
O sea que es la literatura negra del humano gris que no quiere llenar de color con otras literaturas su mente casi ya desencantada…
Pero si con ojos un poco mas felinos y ayudado de la propia lupa de Holmes, te pones a leer entre líneas en el discurso victoriano e imperialista de Conan Doyle… puede ser que se te ocurra una opinión… que no es ni deducida ni inducida, que no es ni lógica ni psicológica, solo es intuición… mera chispa de idea, fuera de cualquier análisis filosófico o  freudiano…
Pues eso, se te puede ocurrir que Sir Arthur invento a Holmes porque se aburría… se aburría decimonónicamente… se aburría de su mundo y del pasado… se aburría de sus pacientes y de su familia… se aburría como una ostra… hasta de si mismo… y por ello tuvo que divertirse soñando con un Holmes que era su escape a otra galaxia que si bien era dura, egoísta y asesina… al menos había algo que pensar, que descubrir y porque pasar la noche dando vueltas a un problema…
Yo creo que Sir Arthur se aburría como un penado dando vueltas al patio de su presidio… “sociedad cerrada”… y eso que vivía en el momento de descubrir mundos con todos los adelantos de método, mecánica y ciencia… con los instrumentos que se descubrían y descubrían el nuevo mundo del saber… todo estaba eclosionando… pero aun así le dio por soñar… soñar con la pluma y eso nos divierte cien años después en la sociedad gris… de la informática y el móvil…



Pues… ¿Qué hubiera sido de Sir Arthur si todos aquellos adelantos le hubieran demostrado que ahora, cien años de progreso mas tarde… nos han llevado a dos “canales” de noticias… uno es penoso… la economía y sus carnicerías (especialidad en chorizos) y el otro… la Copa de Europa de Fútbol…

Seguro que se hubiera ido con Julio Verne al centro de la Tierra o a la Luna…

Escrito por: Javier  Morera  Betés




sábado, 16 de junio de 2012

¿Quién se está comiendo mi chocolate?




Desde hace mas de doce años soy un entusiasta de ese librito que todos conocéis y al cual le hemos dedicado una intensa sesión en nuestra Asociación.
Ya, si, se titula en realidad: ¿Quién se ha llevado mi Queso?, pero yo, que tengo poco de ratón, no puedo ni quiero evitar trucar el nombre de esta fábula con el motivo de mi atracción mas deseada para el paladar… ¡El deleite de los dioses!… el chocolate… ¿Puede haber algo mas exquisito en el universo?.
El libro, como tantos, ofrece una carga inversamente proporcional en ideas al número de páginas… es pequeño, manejable, resumido, compilado, compacto, integro, deshidratado y concentrado… No es para distraerse… No es para dormirse… No es para aprobar exámenes a catedrático de Psicoanálisis… Ni para regalo de San Valentín… No es para el autobús, ni para pasearlo por la playa impresionando a los banqueros de vacaciones… Es un libro para aprender a vivir… eso si, como todos, como siempre, tienes que ser tu el que lo lea, el que lo aplique y el que te rías de ti mismo… es pues un libro corto… para gente larga… abierta al cambio e inteligente a los estímulos que te brinda la vida para adaptarte…En ese sentido es un libro difícil…
Para la mayoría, es un libro imposible… ya que le parece una tontería… o es tan bueno que lo leerán cuando tengan mucho tiempo para pensar… lo cual demuestra que ahora mal viven sin pensar… y solo tendrán ese tiempo en el cementerio… un poco tarde para el cambio…
Nosotros lo hemos disfrutado durante unos días… Algunos llevamos años releyéndolo y buscando sus múltiples aplicaciones cotidianas… y sigue explicándonos muchas cosas…y cuando lo comentas con un vecino… él ha visto otras sugestivas ideas… y así seguimos progresando y creciendo… y nos parece muy triste que tantos grandes políticos y economistas y pensadores no se dieran cuenta a tiempo de que el ladrillo, las playas, la deuda… fueran quesos que se terminan…
Y ahora nos preguntamos… ¿Quién se comerá mi chocolate mañana?...
Bueno, estos días, con las competiciones deportivas, el fin de curso y la crisis… ya tenemos bastante para estar ocupados… y alguien seguirá pensando en dejarme sin chocolate mañana…



Escrito por: Javier Morera Betés


domingo, 3 de junio de 2012

TOMAS MORO, EL HOMBRE PERFECTO



Y estos días en nuestro Rincón de aficionados a leer libros buenos… hemos dedicado una sesión, dentro del ciclo Filosofía y Vida, a Utopía… Y otra vez he tenido el honor de hablar de estos genios y de sus grandes escritos…
Que quede claro que yo no soy quien… como ese maravilloso Centurión que solo sabia hacer la guerra, yo solo se leer… pero…
Hace muchos años me hablaron de Utopía, en el Bachillerato… Luego la leí… después la he releído y conocido mejor… Primero me gustó mas la segunda parte, cuando describe la isla y sus costumbres… luego ya he entendido más la primera y sus consejos encubiertos… Y cuando te pones a investigar en esos grandes hombres que se carteaban en el recién estrenado Renacimiento… entonces comprendes que eran “muy grandes”… Tomás Moro entre ellos… Y comprendes que tuvieron que padecer mucho frente a esos energúmenos, pequeños, villanos, tiranos… que los persiguieron y maltrataron, como Enrique VIII…  Pero que estos “pequeños” tenían el poder…
Es un placer para pequeños aprendices, como yo, poder leer y conocer las grandes ideas de los grandes modelos de personas como Tomás Moro o su amigo Erasmo de Rótterdam… Gracias a sus libros y a sus cartas… gracias a sus biógrafos… gracias a nuestros traductores y a las lecciones que la Filosofía, la Psicología, la Historia…nos enseña…gracias a todos esos intelectuales que a lo largo del tiempo nos acompañan para que aprendamos a pensar, a reflexionar, a tomar decisiones…gracias a todos los que nos enseñan a vivir y a ser felices… sin saltar las normas… y aun a costa de los “pequeños” que siempre juegan al poder y el dominio del mundo…
Gracias a todos casi podemos comprender a los grandes hombres como Tomas Moro que sufrieron bajo el absurdo poder de los equivocados que mandan… como también le sucedió a Séneca frente a Nerón… a Juan de La Nuza, justicia de Aragón, frente a Felipe II… y a tantos otros… muchos anónimos… que sufren bajo profesores incompetentes… o bajo jefes que no pueden aceptar a subalternos que les superan…
Y si habláramos de mujeres que no “deben” rebasar a esposos, hermanos, padres… ya seria demasiado para un pequeño aprendiz como yo…
Como final, me permito poner una de las últimas negaciones de Tomás Moro al ímpetu de Enrique y su integrismo británico… Al fin un hombre que solo obedece a su conciencia… ¡Claro si eres así… te matan!…
Según mi conciencia, este es uno de los casos en que no me veo obligado a obedecer a mi príncipe…
Demasiado para un rey…

Tomas Moro y su familia


Escrito por: Javier  Morera


sábado, 19 de mayo de 2012

CÉSAR, SHAKESPEARE Y LA VIDA…





En realidad este es un blog de una Asociación dedicada a la lectura… y de vez en cuando me recuerdan que debo escribir y hablar de libros, de escritores, de Historia y de las historias que los escritores nos relatan en los libros para que “vivamos”.
Esta semana hemos hablado de que hemos leído la magnifica obra de teatro: “Julio César” de William Shakespeare, y algunos de nosotros dedicamos un ratito a dar nuestra opinión sobre este autor genial que apoyándose en las fuentes de “Vidas… de Plutarco”… puso sangre y voz en las estatuas de bronce de un César que dio lugar a muchos césares posteriores…
Mi participación, desde mi subjetividad, versaba sobre lo bien que nos muestra el famoso ingles, lo fácil que resulta a un habilidoso Decio o Casio, manejar a los “grandes hombres”… y hacerles cambiar de opinión… ¡que fácil resulta hacer “ver” la tiranía a Bruto!… o alterar la decisión de Julio en contra de los múltiples designios que auguraban “temores” de ir o no ir al “trabajo” el malvado día de los Idus de Marzo”…
Especialmente, los discursos de Bruto y Marco Antonio, tras el magnicidio de César, muestran que sencillo es cambiar la opinión de los senadores… del pueblo…
Y al final te das cuenta de que hasta Shakespeare sabía… ¡que pequeños son los grandes hombres!... y ¡que grandes son los pequeños actores “sin carrera” que llamamos comediantes!… como ese provinciano de Shakespeare…



¡Que lastima que lo que se planteo por Bruto para salvar a Roma, resulto ser la entrada en guerras que sentarán a Césares en el trono de las tiranías!...
¡Que lastima que siempre matemos a la gente para salvar al pueblo!...
¡Que lastima que los grandes hombres sean tan fácilmente manipulables!
¡Que suerte que a los hombres pequeños y a las mujeres no nos manipulen tan sencillamente!...
¡Que suerte que no tenemos que salvar a nadie!
Bueno, si, yo estaba escribiendo de literatura…


Escrito por: Javier Morera