jueves, 23 de febrero de 2017

ENEAS, DIDO, IRENE VALLEJO Y VIRGILIO


Hoy ha sido un jueves muy especial, hemos tenido el placer de conversar con Irene Vallejo… la autora del libro “El Silbido del Arquero”… gracias a ella, nos hemos trasladado a la época de Virgilio… y juntos hemos retrocedido a la guerra de Troya… hemos recordado a ese perdedor que se fue erigiendo como un héroe… que termino fundando Roma… dejando en su camino a grandes personas, amores, fieles amigos… hemos recorrido un trocito de nuestros orígenes.


Conducidos por la agradable e interesante conversación con Irene, nos preguntamos ¿Qué habría pasado si Eneas se hubiese quedado en Cartago? ¿si se hubiese casado con Dido?... la literatura tiene esa magia de poder dejar volar la imaginación más allá de las palabras escritas… a veces una historia es el origen de otras muchas no escritas…



Irene es una enamorada de la mitología griega y trasmite su pasión a cada uno de nosotros… dialogando con ella, se nos ha pasado el tiempo volando… Ha sido una delicia poder contar con la presencia, la sabiduría, la experiencia de Irene y con la interesante participación de cada uno de los asistentes… ha sido una sesión muy enriquecedora para todos.


Entre risas, despedimos esta tarde que ya forma parte de nuestra vida, de nuestra historia, de nuestro club de lectura… ¡Gracias Irene! y ¡gracias al editor de “Contraseña”, Alfonso Castán, por haber sido el puente entre Irene y nuestra lectura!



Escrito por: Eva Morera



lunes, 20 de febrero de 2017

DOS SIGLOS DE ZORRILLA


Hace un año, escribíamos en este blog… “Mañana, 21 de febrero se cumplen”… pero este año 2017, podemos decir que mañana 21 de febrero se cumplen 200 años del nacimiento de don José Zorrilla y Moral… y hay que recordarlo y celebrarlo…

Este castellano nos enorgullece con su ingenio y belleza del lenguaje, además de darnos fama y honores por su arte literario y poético en nuestro querido idioma español.

Todos conocemos a su Don Juan Tenorio que es una versión mas dulce y romántica del mito siempre vivo de Don Juan o “Burlador” de todos los tiempos… pero no solo por eso debemos conocerlo y recordar a este genial escritor de nuestra rica lengua. Tiene otras muchas obras y gran profundidad en ellas en cuanto a sus contenidos humanos y sociales…

Para recordarlo… os copio unas líneas del principio y del final de su poema dedicado al propio Don Juan cuya fama casi ha rebasado a su autor…

Te recordaremos siempre, Zorrilla…

En los años que han corrido
desde que yo le escribí,
mientras que yo envejecí
mi Don Juan no ha envejecido.
Y fama tal por él gozo
que se cree, a lo que parece,
porque Don Juan no envejece,
que yo he de ser siempre mozo….
Principio de D. Juan

Tiene que es de nuestra tierra
el tipo tradicional;
tiene todo el bien y el mal
que el genio español encierra.
Que, hijo de la tradición,
es impío y es creyente,
es balandrón y es valiente,
y tiene buen corazón.
Tiene que es diestro y zurdo,
que no cree en Dios y le invoca,
que lleva el alma en la boca,
y que es lógico y absurdo.
Con defectos tan notorios
vivirá aquí diez mil soles;
pues todos los españoles
nos la echamos de Tenorios
y si en el pueblo le hallé
y en español le escribí
y su autor el pueblo fué...
¿por qué me aplaudís a mi?.
Final  de D. Juan


Escrito por: Javier Morera

domingo, 19 de febrero de 2017

LA DESDICHADA DIDO


Otra semana se presenta en nuestro panorama lector, otro libro, otra autora… Irene Vallejo nos acompaña en un viaje intertextual a la obra inmortal de Virgilio, La Eneida
¿Nos sigues?... Termina la guerra de Troya, los griegos han conseguido introducirse en la ciudad gracias al Caballo que resulta “estar preñado” de guerreros griegos bien armados… Unos hombres acompañando a Eneas junto con el padre de este, Anquises y su hijo, Ascanio, huyen de la destrucción… pasan muchas aventuras por los mares y las islas del Mediterráneo y en una de sus paradas naufragios, aparecen en la recién fundada Cartago… por la reina Dido, huida a su vez de Tiro y el sangriento hermano que es su rey…

Eneas y sus hombres son bien acogidos por Dido… surge el amor y hay envidias, recelos y guerras… y aparecen dioses y personajes del mundo mítico… como la “Fama, la mas veloz de todas las plagas”…
Irene nos mete en la Cartago primeriza y nos enfrenta a un Virgilio asustado y cansado de su deuda con Augusto… casi vemos a Eros… jugamos con Ana y Yulo… sufrimos con la tragedia de los héroes y sus arrastradas estelas de destinos y dolores…

Y cuando zarpa Eneas con sus robustas y recompuestas naves… dejamos la Eneida en ese relato que Irene a titulado; El Silbido del Arquero
Solo nos queda seguir recordando a la desdichada Dido, que Irene llama Elisa… que toma decisiones trágicas en una obra titánica…

Siempre la mujer sufriente, la mujer dejada… la mujer llena de dolor y sola… la desdichada Dido que fue presa de ilusiones y juguete del destino.




Escrito por: Javier Morera

sábado, 11 de febrero de 2017

EL TEST BÉCQUER


Mi amigo Arnoldo me contaba una tarde de otoño que paseábamos por una ruidosa arboleda caída¹, entre charcos y piedrecillas de todos los tonos del gris al blanco…

-“yo, para saber si me voy a llevar bien con una nueva amistad, le paso el test “Bécquer” y ya me planteo lo que puedo hacer con él o ella… si me dice que no conoce a Gustavo, lo ignoro para el resto de su vida, si me contesta que le parece un ñoño, finjo que me he olvidado algo en otro sitio y desaparezco de su camino en un par de segundos… pero si me contesta que no lo conoce y le gustaría que yo le contará algunas cosas de este retratista de las emociones, pues entonces me cae bien, simpático, le hablo… se nos hacen las tardes cortas y nos dan las tantas entre paseos y cafés… y quedamos para otros días… y nos escribimos y nos dejamos libros… Este test no me falla nunca”…

Yo, tras sonreírle, desnudándome de la sorpresa que me había envuelto con su curiosa y acertada explicación, le quise poner a prueba y le lance esta pregunta:…

-¿Y que pasaría si te contestase esa nueva posible amistad algo así como… Volverán las oscuras golondrinas

Mi amigo, se paro de andar y de hablar, me miró con unas pupilas dilatadas, sacó su mano derecha del bolsillo del gabán y cogió mi brazo izquierdo por encima del codo, con su puño izquierdo apretó el bastón y su aliento, con el impulso del afecto, explotó en aquella tarde nebulosa y gris del otoño del parque de nuestras vidas²… me dijo:

-“Si eso ocurriera, Javier, si eso hubiera ocurrido, querido amigo, le hubiera jurado a esa persona amistad y compañía todo el resto de mi vida”…

Le había herido sin querer, tan desencantado estaba… seguimos pisando “Las Hojas Secas”³…

Notas:
Supongo, lector, que si has leído esto y lo entiendes… te habrás dado cuenta que hay muchos simbolismos metidos entre sentidos sencillos… algunos te los he numerado para que los compruebes… otros son para tu inteligencia romántica…
1.   La ruidosa arboleda caída, se refiere al ruido de las hojas secas al ser pisadas… cada hoja significa una amistad o un casi amor que estuvo fresco y verde un tiempo mas primaveral… pero se marchito y cayó de las frondosas vidas de estos dos personajes…
2.    La tarde nebulosa y gris del otoño del parque de nuestras vidas simboliza el final de la vida de estos soñadores que aunque hablen en presente, saben que ya nunca volverán a ser protagonistas de amores y enamoramientos… por eso Javier dice al final del relato que le había herido sin querer… ya que ese posible episodio no se había dado nunca en la larga y triste vida de Arnoldo… y como sabe muy bien Javier, sus amigos e incluso sus amigas solo sabían hablar de Fútbol, comidas, dinero…
3.    Las Hojas Secas, es un relato de Gustavo Adolfo Bécquer, publicado a titulo póstumo, en 1871, en El Almanaque Literario… y como puede entenderse, está en la base de la comprensión de todo este pequeño articulo con el que se quiere celebrar a Bécquer y denunciar lo poco que se entienden sus escritos por el publico no inmerso en estas literaturas…

4.     ¿No has visto la nota cuarta?... pues es muy sencilla… en el meta simbolismo… terminas de sufrir el test Bécquer… tu decides


Escrito por: Javier Morera

martes, 7 de febrero de 2017

Santa hoy sería bolivariano


Esta semana nos adentramos en el universo del director madrileño León de Aranoa con su película Los lunes al sol, frase que a través de este largometraje se puso en boca por desgracia de cada vez más españoles.
Los lunes al sol nos adentra en la historia de un grupo de trabajadores despedidos de los astilleros gallegos. Y a través de la mirada de cada uno de ellos percibimos ese trago amargo como es el paro, el infierno particular en la vida de Santa, Lino, Amador, José, Serguei... Siempre desde el punto irónico y tragicómico de la vida.
El elenco está protagonizado por un Javier Bardem interpretando el papel de Santa a la perfección, Santa es ese buscavidas, que utiliza el humor y la verdad en función de la situación. Él es el pilar del grupo de amigos que se encuentran en el bar de Rico.
En esta película vemos una realidad más cercana a las de otras películas; el paro, la precariedad, la crisis de identidad que sufren los protagonistas al perder su empleo. Temas muy recurrentes como en las próximas películas que vienen próximamente en cartelera. Por nombrar a una de ellas, la segunda película de 50 sombras, está vez en un alarde de ingenio en el título, la han llamado 50 sombras más oscuras, no hay nada más realista en esta vida que ser un empresario de éxito más parecido a George Clooney de joven que a un Amancio Ortega de mayor. Que aparte de ser guapo y rico, una caperucita vestida de periodista viene a su casa para hacerle una entrevista. El empresario guapo, listo y rico que un día de estos podrías ser tú, aprovecha para hacerle un contrato a la abajo firmante para que ese empresario posiblemente diagnosticado de una enfermedad mental como la esquizofrenia le practique todas clases de sadomasoquismos habidas y por haber que quiera con ella. Y ella, joven caperucita sin lobo, no pueda ni decir ni mu por ese contrato que estampó con su firma... Y hasta tienen un final feliz, ella logra enamorarse de él. En resumidas cuentas; un cuento de hadas que a cualquiera de nosotras o nosotros nos puede suceder.
Yo prefiero más los tipos bolivarianos y feos como Santa que los guapos como Christian Grey, digo bolivariano, aunque mucha gente de este país los nombre así por ser la palabra de moda y no sepa ni quién fue Simón Bolívar. Esos mismos bolivarianos que antes los llamaban comunistas, rojos o izquierdosos... son los que pone la luz y las sombras de la sociedad que habita en nuestro alrededor. Que defienden los derechos y rompen hasta farolas por la clase obrera, seguro que algunos Santas conocemos en esta vida y no a ningún Christian Grey.
Por eso al igual que Santa, prefiero vivir en las antípodas como Australia que no en lo alto de un rascacielos de Seattle.

“Santa: Australia, Australia sí que es la hostia. ¿Tú sabes cuántos kilómetros cuadrados tiene Australia?... 10 veces esto. ¿Y habitantes?
Lino: Ni idea
Santa: Ni la mitad que aquí, así que calcula... ¿eh? calcula lo que tocan por cabeza. Aquí no salimos a una mierda. Porque te dan tu parte...
Lino: ¿En serio?
Santa: Cuando te jubilas, por una ley que hay, de vida... de vida..., te dicen "a ver, tantos kilómetros de país, no sé lo que sean, entre tantas personas... tanto" no sé, ponle 2 kilómetros cuadrados, 3 kilómetros. Lo que toque, y te lo dan. A cada uno su trozo. ¿Te imaginas? Toma pum, lo tuyo... jaja, para ti... para siempre... Tú ahí haces lo que te salga de los huevos. Claro, la gente está mejor humor, por el clima también, en Australia el clima es la hostia Lino... Las Antípodas, las Antípodas. ¿Tú sabes por qué se llaman las Antípodas? Porque significan lo contrario. Antípodas, anti podas, lo contrario. Lo opuesto que aquí, allí hay curro, aquí no: allí follas, aquí no; las antípodas. Seguro que esos cabrones van para allí. ¿Qué día es hoy?
Lino: Lunes.”



Escrito por: Chema Bernal

jueves, 2 de febrero de 2017

HISTORIA DE UN VIAJE...

“Lo he visto todo. No obstante, ahora no se trata de lo que he visto sino de cómo lo he visto.”


Este jueves hablaremos de Chejov, de su viaje por la vida, por su estepa…
Escribió este relato en 1888, cuando después de un largo viaje al sur del país, a los lugares de su niñez, vio que sus recuerdos, sus paisajes, habían sido devorados por la industrialización…
Yegorushka, nuestro protagonista de nueve años, al igual que Daniel el Mochuelo, personaje de Delibes en su obra El camino, tienen que despedirse de su casa, de su pueblo, de su infancia, para ir a la ciudad a estudiar… tienen que dejarlo todo por el progreso…y esa despedida les duele…
Deciden por ellos…y en su interior, se rebelan…
¿Por qué el mundo se organizaba tan rematadamente mal? Se preguntaba Delibes.
¡Qué bello es este mundo! Sólo hay una cosa en él que no funciona: el ser humano, decía Chejov.
Chejov, en su viaje, nos lleva por unos paisajes que hablan, que sienten… impregnados de nostalgia, melancolía, tristeza y cierta desesperanza.

“En cuanto se pone el sol y la tierra se cubre de tinieblas, la melancolía del día se olvida, todo se perdona y la estepa respira aliviada a pleno pulmón. La hierba, como si en la oscuridad no viera su vejez, levanta una joven y alegre crepitación, inédita durante el día; los crujidos, los silbidos, los roces, los cantos de los bajos, los tenores y los sopranos de la estepa, todo se mezcla en un estruendo monótono, incesante, que incita a las evocaciones y a la melancolía…Si se mira el cielo verde pálido, sembrado de estrellas, completamente limpio de nubes y de manchas, se comprende por qué el aire tibio está inmóvil, por qué la naturaleza está en guardia y teme moverse: siente temor y pena de perder un solo momento de vida. Solo en el mar y en la estepa, en una noche con luna, es posible apreciar la inabarcable profundidad y la inmensidad del cielo. Es terrible, sublime, afectuoso, tiene un aire lánguido y seductor, pero su ternura da vértigo.”

“Por alguna razón, cuando se contempla el profundo cielo durante largo rato, sin apartar de él los ojos, los pensamientos y el alma se funden en un sentimiento de soledad. Empieza uno a sentirse irremediablemente solo, y todo lo que hasta entonces había considerado próximo y querido se vuelve infinitamente lejano y pierde su valor. Las estrellas, que brillan en el firmamento desde hace miles de años, el mismo cielo incomprensible y la penumbra, indiferentes a la breve vida del hombre, oprimen el alma con su silencio cuando uno se queda frente a ellos y trata de comprender su sentido; pensamos entonces en la soledad que nos espera en la tumba y la esencia de la vida se nos antoja desesperada y terrible…”

Nos muestra también a través de sus personajes diferentes prototipos de la Rusia de la época.
Escritor y médico, luchó contra la ignorancia, el tedio, el despotismo, amante de la independencia y la libertad, fue un hombre no involucrado en la política del momento, pero noble y generoso con los menos pudientes… financió de su bolsillo escuelas para campesinos y bibliotecas, legó parte de sus bienes para la alfabetización de los niños y como médico ayudó en hambrunas y epidemias…
Simple y complejo… supo poner de relieve los aspectos más tristes y ocultos de la naturaleza humana, pero como él mismo dijo… amó la vida.



Escrito por Rosa Andrés
2 de febrero de 2017

sábado, 28 de enero de 2017

Y NOS PASAMOS DE ENERO…


Comenzamos el año con el duque de Rivas y su “Don Álvaro o La Fuerza del Sino”… buen empezar para lectores y románticos… que nos divertimos intentando dramatizar muchas de las escenas tan curiosas y anecdóticas en las que nos enreda con gracia Ángel Saavedra en su teatro…

Seguimos con las legendarias aventuras del agente secreto mas famoso de todos los tiempos… 007 y nos admiramos de todo lo que se puede aprender y entender en una película, sus contextos y épocas que ya nos parecen obsoletas… pero siguen, en muchos aspectos, vigentes y reutilizables…

Y hemos rematado esta semana que termina, con “Las Siete Leyes Espirituales del Éxito” que yo prefiero llamar de la Vida, donde hemos discutido, compartido… con atención, intención… karma y dharma… y seguimos bastante confundidos en sus aplicaciones e incluso concepciones…

Ya se nos escapa Enero, que parecía tan lejano, tan grande y tan frío… ya casi no nos damos cuenta de que la semana próxima florecerán, como todos los febreros ocurre, los primeros árboles de nuestros valles, pero nosotros nos vamos a “La Estepa” rusa, con Chejov… con sus maravillosas descripciones y la tristeza de nuestro viajero que tiene que abandonar su ciudad para ir a estudiar lejos… como a tantos les ha ocurrido, en aquellas épocas donde la distancia se media en días de tiempo en el viaje… entonces se comprende que atravesar la estepa era muy triste y significaba mas un pasar capitulo que un moverse en coordenadas espaciales…


Es verdad que durante este enero hemos hecho muchas cosas y ya tenemos preparadas otras varias para estos meses que nos apresuran… pero siempre te queda la sensación de cuanto mas se podría haber hecho, haber leído… bueno, al menos, los libros como lo buenos amigos, siempre están ahí, para cuando tengas ganas, tiempo… y sepas decir a otras cosas que NO…



Escrito por: Javier Morera