jueves, 28 de marzo de 2013

LEER LA PRIMAVERA



El mensajero de las estaciones nos dejó la otra mañana un sobre de primavera. Al abrirlo se nos ha desparramado un montón de nieve y lluvia por todos los rincones. El sol sigue corriendo para vencer su carrera al cenit de Junio y la luna, siempre tan coqueta, nos saluda estos días con toda su orgullosa plenitud de reina de la noche.
Las montañas, que son lo mas natural de la naturaleza humanizada, están esperando una señal para explotar de flores y colores, para estirarse en los millones de hojas que abrazarán el cielo para robarle su luz y hacerla clorofila verde en mas tonos y matices de los que podamos separar.
Las rocas, viejas abuelitas del paisaje, nos cuentan sus consejas, nos dicen sus secretos y nos ayudan a entender el mensaje… Cada piedra, cada tierra, cada suelo deja prosperar a sus amigos, maltrata a sus enemigos, ataca a los inhóspitos inquilinos no deseados… y todo se escribe en un libro maravilloso que es el planeta…
Y nosotros, los caminantes de este excelente marco para la vida, lo intentamos leer y entender… aquí los pinos, siempre verdes, allí el erizón, duro y secano, pinchante y áspero… mas allá el hayedo gris y triste.. ¡No!, que se ilumina de tiernos brotes casi sangre apuntando al sol… el tejo solitario… el abedul siempre tan delicado, el roble fuerte y pertinaz…
Si supiéramos leer el suelo, si supiéramos leer el manto vegetal… comprenderíamos que cada especie esta atada a un ecosistema… que cada uno de nosotros solo medra en un caldo adecuado… que solo prosperamos donde la caricia del amor nos anima a crecer…
Y también comprenderíamos que no hay que dejar florecer en nuestro jardín a los arbustos parásitos que entorpecen y roban nuestra sabia vital…
Leer es tan bueno… que hasta nos ayuda a entender la naturaleza.


Escrito por: Javier Morera Betés

1 comentario:

María del Mar dijo...

Hermoso texto, homenaje a la vida... habrían tantas cosas que serían diferentes si los humanos entendiéramos un poquito más el valor de la naturaleza!

Saludos!